AdultezMayor.com Nuestro sitio sobre geriatría y gerontología Visítelo aquí.

Ahogo por inmersión: Cómo reaccionar en accidentes en piscina o mar

  • Se acerca la temporada estival y las personas se preparan para disfrutar de los baños en las piscinas, el lago o el mar. 
  • En Chile, la asfixia por inmersión, ya sea en piscinas o en cualquier recipiente que contenga agua, es la primera causa de muerte en niños entre uno y cuatro años.

Para que un baño durante el verano no termine en una tragedia, es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones y reacciones ante un eventual ahogo por inmersión. El Dr. Franco Utili, jefe de urgencia de Clínica Vespucio, enfatiza en que “la parte de prevención es muy importante, como por ejemplo tener protecciones que a veces son reglamentarias con rejas que sean lo suficientemente seguras”.

Según el Dr. Utili, el ahogo por inmersión está relacionado a que “cuando una persona cae a una piscina, puede producirse un espasmo glótico que impide que se pueda respirar, por lo que la mayoría de las veces es por falta de oxígeno, no por agua en los pulmones”.

En Chile, la asfixia por inmersión, ya sea en piscinas o en cualquier recipiente que contenga agua, es la primera causa de muerte en niños entre uno y cuatro años, y bastan sólo unos minutos sin poder efectuar una respiración efectiva para provocar graves secuelas neurológicas e incluso la muerte. Por ello, “es de suma importancia la prevención”, enfatiza el doctor Fernando Martínez, Coordinador Médico de Help.

Sin embargo, los niños no son las únicas víctimas de muerte por causa de ahogo. El especialista agrega que, si bien un bloque importante de las personas que sufren eventos como estos son los menores que están recién aprendiendo a caminar, lo afectados también pueden ser “gente joven o adulta que se tiran piqueros en lugares no adecuados o intentan nadar en zonas peligrosas; a veces además, bajo la influencia del alcohol”.

Peligros según la edad

En cuanto a las víctimas que son más comunes en accidentes por causa de ahogamiento en agua, el jefe de urgencia de Clínica Vespucio explica que hay dos grupos importantes:

  • Niños entre 0-4 años: estos están aprendiendo a caminar y son muy curiosos por lo que una superficie de agua les parece atractiva y pueden caer con mucha facilidad, incluso en espejos de agua. Es importante mencionar que un menor puede ahogarse en un balde o en 30 centímetros de agua.
  • Jóvenes y adultos: este grupo de personas se caracteriza por tirarse piqueros en zonas no habilitadas y peligrosas para el baño. Además, en muchas ocasiones, se sumergen en el agua bajo efectos del alcohol y drogas por lo que no pueden reaccionar frente a una situación de riesgo.

Qué hacer frente a una situación de emergencia

El Dr. Franco Utili recomienda seguir algunos pasos para quienes por diversas situaciones podrían verse afectadas por ahogo y explica cómo realizar una reanimación.

  • Sacar a la persona del lugar que se encuentre y quitarle la ropa mojada. Secarla, en lo posible, si hay bajas temperaturas
  • Llamar inmediatamente a un servicio de rescate (ambulancias 131)
  • Crear un ambiente seguro para entregarle los primeros auxilios
  • Chequear si la persona respira

Cómo hacer una reanimación:

  • Extender el mentón hacia atrás para tener una buena liberación de la vía aérea
  • Insuflar aire hasta que el tórax se expanda (uno o dos segundos)
  • Dejar que el aire salga en forma espontánea. Repetir el paso anterior dos veces
  • Realizar las compresiones torácicas (un tercio del diámetro ante o posterior del tórax), a un ritmo de 120 compresiones por minuto

Este ejercicio es muy importante y por ello es que el médico de Clínica Vespucio enfatiza en que “la mayoría de las veces cuando uno logra hacer una reanimación de forma adecuada, la persona se puede recuperar”.

En caso contrario, Dr. Utili explica que cuando hay falta de oxigenación del cerebro por más de cuatro minutos aproximadamente “se estima que se empieza a sufrir un daño neurológico que se puede traducir en lesiones permanentes”.

El especialista asegura además que los daños tienen que ver también con el tipo de agua en que se produzca el accidente, puesto que “el agua del mar es mucho más perjudicial que el de la piscina, ya que la sal pasa muy rápido a través de todas las membranas que hay en el pulmón y eso es mucho más nocivo. El agua de la piscina es potabilizada y no contiene tanta bacteria”.

“El ideal sería que todas las personas adolescentes y adultos de una casa tuvieran entrenamiento en reanimación cardiopulmonar básica, ya que una reanimación precoz en un paro cardiaco mejora ostensiblemente el pronóstico”, sostiene el Coordinador Médico de Help.

Consejos para prevenir accidentes

  • Acompañar o vigilar en todo momento a los menores en playas o ríos, especialmente si estos se encuentran jugando en la orilla.
  • En caso que haya una piscina en casa, siempre debe tener reja (idealmente con radier de concreto) con una puerta única de acceso y chapa de seguridad que utilice llave.
  • La reja que rodee todo el perímetro de la piscina debe tener una altura mínima de 1,5 m y 10 cm o menos de distancia entre las barras verticales.
  • Evitar que dentro y alrededor de la piscina haya elementos atractivos para los niños, como juguetes, porque es una tentación para meterse al agua.
  • Ser cuidadoso con el uso de alarmas o cobertores para la piscina, pues si bien son medidas de seguridad complementarias, no remplazan la supervisión del adulto ni una reja.
  • Las “alitas” no son salvavidas totalmente seguros, por lo tanto, no hay que confiar que si los niños las usan están protegidos.
  • Mantener un sistema de limpieza del agua controlado y supervisado por profesionales, ya que filtros en mal estado podrían causar atrapamientos de cabello, por ejemplo.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *