Cáncer de próstata: La detección temprana es la clave

  • Existen casos de hombres que no sospechan que tienen cáncer de próstata y viven con él durante años sin presentar ningún síntoma. Es por ello que realizar controles preventivos es fundamental para diagnosticarlo a tiempo.
  • El urólogo de Clínica Vespucio, Dr. Walter Candia, asegura que un chequeo anual a partir de los 45 años puede hacer la diferencia entre superar la enfermedad sin secuelas y fallecer a manos del cáncer.

La próstata cumple un rol clave en el proceso de creación de la vida, pues se trata de una glándula del aparato reproductor masculino cuya finalidad es producir parte del líquido seminal que genera las condiciones necesarias para que los espermios puedan llegar al óvulo y fecundarlo.

Según el urólogo de la Clínica Vespucio, Walter Candia, el cáncer a esta glándula es uno de los más comunes en la población masculina, matando a 1.300 hombres cada año. Cuando aparecen los síntomas – como deseo imperioso de orinar, ardor miccional o la sensación de que no se ha vaciado completamente la vejiga – generalmente es porque la enfermedad ya está bastante avanzada. Es por ello que realizarse exámenes preventivos desde los 45 años es el mejor método para detectar prematuramente su desarrollo.

Al respecto, el especialista explica que “distintos factores inciden en su aparición, entre ellos de carácter hereditario y la edad de los hombres, lo que hace que su detección temprana sea clave para el éxito del tratamiento”. Asimismo, advierte que en caso de existir el antecedente familiares de cáncer prostático (específicamente fallecimiento del padre por esta razón)  se debe controlar a partir de los 40 años.

El examen es simple y consta de una pesquisa sanguínea (examen de sangre) mediante la medición del Antígeno Prostático Específico y el tacto rectal por parte de un especialista, siendo ambos análisis complementarios.

Factores que riesgo y tratamiento

La ciencia no ha establecido con claridad si existe alguna relación entre la alimentación,  el tabaquismo, las enfermedades de transmisión sexual o inflamaciones prostáticas con el desarrollo de esta enfermedad. Sin embargo, sí es posible afirmar que las personas de raza negra, europeos y norteamericanos son más propensos a padecerla.

Y si bien es uno de los cánceres que con mayor frecuencia se presenta entre los hombres, la probabilidad de éxito en su tratamiento es alta. “Si se hace un diagnóstico oportuno, existe una alta probabilidad de hacer un tratamiento con fines curativos”, explica el Dr. Candia.

En los casos que se detecte precozmente, existe la posibilidad de un tratamiento quirúrgico local en que solamente se ataca la zona prostática comprometida, o una cirugía que implique extraer la totalidad de la glándula. Igualmente, la radioterapia es un excelente tratamiento en estadios iniciales. Finalmente, el tratamiento hormonal está destinado para aquellos pacientes en que el diagnóstico es más bien tardío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *