Sepa cómo reconocer si su hijo sufre de apendicitis

La apendicitis es una enfermedad infecciosa que se produce por la inflamación del apéndice cecal, órgano hueco pequeño ubicado donde empieza el colon, en la unión con el intestino delgado.

Fotografía por David Castillo DominiciSegún el cirujano infantil de Clínica Vespucio, Dr. Tomás Grandjean, la función del apéndice en el ser humano no está bien dilucidada, pero se ha visto que era importante en la producción de las defensas del intestino. “Evolutivamente esto ha ido disminuyendo y lo más probable es que con el correr de los años el apéndice desaparezca espontáneamente. No así en el resto de los mamíferos donde el apéndice es de gran importancia en la producción de las defensas y puede llegar incluso a ser más grande que el resto del intestino”, asegura el especialista.

El rango etario más frecuente en el cual se produce la apendicitis es entre los 10 y 30 años, aunque se puede presentar desde los recién nacidos hasta pacientes de avanzada edad. “Los diagnósticos en los extremos  etarios son más difíciles porque los síntomas son menos comunes y son más inespecíficos”, detalle el Dr. Grandjean.

Síntomas

En general son bastante variables pero hay algunos que son constantes.  Según explica el cirujano infantil de Clínica Vespucio, el síntoma más persistente e importante es el dolor abdominal. “En el inicio se produce un dolor abdominal que no es muy intenso y que con el correr de las horas se va focalizando en la zona baja del lado derecho. En ese momento pueden aparecer náuseas y vómitos. Generalmente no viene con mucha fiebre. Si es que existe, uno debería sospechar otra cosa que no sea apendicitis. En general, la apendicitis no es una enfermedad que produzca un dolor intenso espontáneamente.  Alteraciones como diarrea u otras cosas por el estilo son más infrecuentes”, explica el especialista.

Cirugía

El diagnóstico de la enfermedad se hace de manera clínica con exámenes de laboratorio y de radiología. Si se comprueba apendicitis se procede a la operación, la que tiene dos técnicas. “La clásica es una es una cirugía abierta a través de una incisión de tamaño variable en la zona donde se ubica el apéndice, mientras que la otra opción es a través de un abordaje laparoscópico, donde se hacen varias incisiones pequeñas que es lo que se está haciendo más comúnmente ahora”, asegura el Dr. Grandjean. La recuperación es rápida, generalmente el alta es no más allá de 24 a 36 horas pasada la cirugía.

Para tener en consideración

Según el cirujano infantil, para poder diferenciar una apendicitis de una simple molestia abdominal, se debe prestar atención a lo siguiente:

  • Normalmente los dolores abdominales son de intensidad variable pero se pasan durante el día. En el caso de la apendicitis, se trata de un dolor que se mantiene constante y que va aumentando. Pueden pasar 8 o 9 horas y el dolor no cede. Este tipo de dolor requiere consulta.
  • La intensidad del dolor es muy importante de tener en cuenta. Existe un grupo de pacientes con apendicitis en los cuales la intensidad es bastante alta y constante. Si eso llega a ocurrir con un cólico que no cede en una o dos horas también es motivo para consultar.
  • La fiebre y la diarrea no son síntomas tan importantes como la duración y la intensidad del dolor.
  • Si uno tiene un hijo que tiene un dolor abdominal que empezó de manera difusa y que con el correr de las horas se va focalizando hacia la parte inferior del lado derecho, es fundamental consultar en un servicio de urgencia, independiente de cuantas horas hayan transcurrido.
  • La rapidez del diagnóstico dependerá de cuan precoz sea la consulta. En general, mientras más pequeño sea el niño la consulta debería ser  más precoz, dado que la evolución de la apendicitis en los niños es más rápida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *