¿Cómo elegir colegio para mis hijos?

Los procesos de admisión escolar suelen estar llenos de ansiedad y nerviosismo, lo que sumado a aspectos a analizar como la orientación valórica del colegio, el sistema educativo, el ranking de calidad y los aranceles, muchas veces lo hacen más difícil aún.

Fotografía por David Castillo DominiciLa docente de la escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Guila Sosman, señala que uno de los principales focos de ansiedad es la preocupación de los padres por tomar una buena decisión y no equivocarse, considerando que está en juego la educación de su hijo. “Otra fuente de ansiedad suele ser que el niño muchas veces es evaluado y sus padres también, lo que puede generar nerviosísimo al verse expuestos a la aceptación o rechazo de una institución. Se agrega que también existen temas prácticos de preocupación, como es el nuevo gasto familiar que se debe asumir con el ingreso al colegio, además de los útiles, transporte, etc.”, indica la experta.

 

Respecto a la elección de colegio, Sosman dice que existen muchos factores a evaluar, pero lo principal antes de elegir el colegio es que los padres conversen y acuerden los puntos más relevantes para ellos. “En esto hay que considerar el proyecto de vida y de familia que están construyendo. En este sentido, para algunas familias lo más importante puede ser la excelencia académica, el ámbito deportivo, la cercanía a la casa o el que se impartan idiomas, mientras que para otras, el aspecto principal es la religión o los valores de un colegio”, precisa.

 

En la elección, la experta plantea que también deben sopesarse las características propias de los hijos. “El proceso de admisión es cuando nuestros hijos son pequeños y tienen 3 o 4 años, por lo que aún están en desarrollo sus características personales. No obstante, los padres pueden apreciar cómo ha sido su desarrollo hasta el momento, si éste ha sido más lento de lo esperable, dentro de los rangos normales o superior, lo que puede ayudar a seleccionar, por ejemplo, el nivel de exigencia del colegio al que se postulará. Es fundamental tener en cuenta que, más que adaptar al niño al colegio, debemos escoger un colegio que sea el adecuado para el desarrollo integral de nuestro hijo o hija y en el que como familia nos sintamos representados, ya que la educación es un proceso en el que es necesario que participe activamente la familia”, puntualiza.

 

También indica que debe considerarse la personalidad del niño, ya que si bien los niños aún no tienen una personalidad definida, pues están en desarrollo, sí pueden presentar características diferenciales que los destacan, como por ejemplo: ser extrovertidos o tímidos, distraídos o concentrados, con intereses o habilidades especiales, etc.

 

“Dependiendo de ciertas características de los niños y de sus familias, vamos a seleccionar colegios distintos. Por ejemplo, si un niño es distraído, es conveniente que esté en un colegio con pocos alumnos y atención especializada, además de metodologías activas y variadas de aprendizaje. A diferencia de esto, si es un niño autoexigente y competitivo, puede ser más adecuado que estudie en un colegio con altos estándares académicos y en el cual el rendimiento individual es importante”, comenta.

 

Asimismo, las características de la familia también son importantes. “Por ejemplo, unos padres exigentes, que acompañan al niño en su aprendizaje y que participan del proyecto escolar, pueden estar en colegios tradicionales donde se valoren las notas y la excelencia académica, más que los vínculos con los demás o las habilidades artísticas y deportivas”, explica la especialista.

 

Finalmente, Guila Sosman dice que los padres deben tener claro que existen muchos aspectos relevantes a la hora de seleccionar un colegio, por lo que no existe la elección perfecta. “Un colegio puede que reúna la mayoría de estos aspectos, pero es difícil que los reúna todos. Dado lo anterior, es necesario determinar lo que más les importa a los padres en la formación de sus hijos, manteniendo expectativas realistas y coherentes con el proyecto de familia en general”, concluye.

 

Recomendaciones

Ad portas de vivir el proceso de ingreso a la etapa escolar, la docente de Psicología de la Universidad del Pacífico entrega algunas recomendaciones:

·         Tomarse los tiempos necesarios para conversar con los niños sobre esta nueva etapa, para responder sus dudas y calmar sus ansiedades.

·         En ciertos casos es útil recorrer el colegio con el niño antes de la primera visita, para prepararlo con calma.

·         Puede ser positivo que hermanos mayores o primos cuenten sus experiencias y que se hable del tema en familia.

·         No tomarse a la ligera o con poco tiempo la tarea de evaluar los colegios.

·         Evaluar distintos factores y no solo la cercanía o costo de la matrícula.

·         Preguntar a otros familiares y/o amigos por su experiencia en distintos colegios.

·         No guiarse más por la infraestructura que por la calidad de la educación.

·         Tomar en cuenta la comunidad escolar como un todo, considerando a docentes, padres y madres, alumnos, directora, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *