Experta destaca beneficios de la lactancia para madre e hijo

·         La enfermera, matrona y docente de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Central plantea que las madres deben tener confianza en que lograrán generar una lactancia exitosa.

Entre el 1 y 7 de agosto se celebrará la Semana Mundial de la Lactancia, impulsada por la Alianza Mundial Pro Lactancia Materna (WABA, siglas en inglés). La Enfermera -Matrona y docente de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Central, Ana María Álvarez, explica los beneficios de la lactancia tanto para el niño(a) como para la madre.

ID-100172758“Todos los estudios han demostrado que los niños alimentados con leche materna son más activos, presentan un mejor desarrollo sicomotor, mayor capacidad de aprendizaje, menos trastornos del lenguaje, y se ha asociado a un mayor coeficiente intelectual”, destaca la docente. Entre otros de los beneficios para el bebé, Ana María Álvarez explica que la leche materna:

–           Aporta todos los nutrientes que necesita el niño para la maduración de sus diferentes órganos y sus funciones.

–           Disminuye la posibilidad de enfermedades crónicas a largo plazo, como obesidad, sobrepeso o asma.

–           Favorece y estimula el sistema inmunológico que le permite protegerlo de cuadros infecciosos respiratorios y digestivos.

–           Favorece la formación de los arcos dentales y las estructuras faciales, menor incidencia de caries en los niños.

–           Refuerza los lazos afectivos de la familia, previniendo el maltrato infantil

En cuanto a la madre, la docente de la Escuela de Enfermería de la Universidad Central explica que la lactancia genera en la mujer una mejor valoración de sí misma, favoreciendo su equilibrio emocional y desarrollo integral. Además de lo anterior, el amamantamiento le permite:

–       Recuperar progresivamente su peso

–       Prevenir las hemorragias post parto

–       Recuperar la elasticidad y firmeza de las mamas

–       Prevenir y reducir el riesgo del cáncer de mamas y ovárico

–       Disminuir la probabilidad de fracturas de cadera o columna en el periodo postmenopáusico

–       Prevenir las anemias, al aumentar las reservas de fierro

“Para esta etapa, les recomendaría a las madres primero que todo tener confianza en que resultará instalar un lactancia exitosa. Es importante derribar mitos (leche de mala calidad, tipo de pechos), no usar chupetes para entretener a la guagua, sino que poner frecuentemente el niño o niña al pecho con libre demanda”, indica.

La enfermera-matrona considera importante crear un ambiente propicio, libre de tensiones, sin apuros; buscar una posición para amamantar adecuada que les permita a los dos estar cómodos y relajados. Aquí la alimentación también es relevante, “tiene que ser equilibrada y sana, y tomar abundante líquido, 2 a 3 litros diarios, leche, sopa, jugos, agua”. La madre debe procurar el autocuidado: Usar un sostén un número mayor  para no apretar los pechos; al terminar de dar pecho colocar leche sobre los pezones y dejar secar (es preventivo de grietas); descansar entre mamadas, en lo posible dormir siesta unos 20 minutos; y distribuir tareas incorporando al padre en las actividades con el niño.

Finalmente, la académica de la Universidad Central señala que hay que tener en cuenta que no es fácil para todas las mujeres amamantar a su hijo(a); “sin embargo, no hay que rendirse e insistir hasta lograrlo, en beneficio del menor,  la mujer y la familia completa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *