Con las altas temperaturas, donde el sol y el calor no han dado tregua en estas vacaciones, especialistas recomiendan protegerse de la radiación solar, pero también hidratar el organismo para superar las altas temperaturas que se sienten de día y de noche.

ID-10043433El agua representa unos de los elementos vitales para la supervivencia, y al organismo le reporta beneficios inestimables cuando es utilizada en terapias de diverso tipo. Desde el principio de los tiempos el agua ha sido utilizada como materia prima para la cura de enfermedades, cerca del 60 a 70 por ciento del cuerpo es agua y es lo más necesario para sobrevivir luego del oxígeno.

Sus principales beneficios están asociados fundamentalmente a acelerar el metabolismo por ende hay mayor saciedad y puede inhibir el apetito. El agua regula el buen funcionamiento de riñones, diluye las sales y minerales con las que el cuerpo forma piedras o cálculos que se van por la orina. También agiliza el cerebro y es beneficioso para mantener activa la memoria. Una piel hidratada se ve más jovial y radiante, aumentando su elasticidad, evitando también la formación de acné. Otra propiedad es que una cantidad adecuada al día reduce el riesgo de enfermar del corazón. La fibra y el agua van de la mano con una buena digestión, protegiendo el aparato digestivo. Ayuda a mantener hidratados los músculos y articulaciones evitando los calambres. El agua ayuda a que la sangre transporte oxígeno lo que aporta energía al organismo y ayuda a regular la temperatura corporal. Demasiada pérdida de agua por sudoración podría llevarnos a aumentar el riesgo de agotamiento por calor o deshidratación.

Este elemento, incluso venerado por pueblos ancestrales como griegos y romanos, es parte fundamental de todos los procesos metabólicos. Para Karen Villalón, nutricionista de Laboratorios Caledonian, es importante considerar que los líquidos corporales deben ser recambiados constantemente y que las llamadas “perdidas insensibles”, pueden equivaler a 600cc., por día, sólo por el hecho de existir.

“En el caso de los alimentos, frutas y verduras son naturalmente ricas en agua, aproximadamente 80-90% de su composición total. El té y café se consideran irritantes por la presencia de teína y cafeína principalmente. Las bebidas energéticas no reemplazan el consumo de líquidos y las bebidas isotónicas o deportivas sólo deben ser usadas por deportistas y con responsabilidad por el alto contenido de electrolitos, en ningún caso deben ser consumidas por niños”, advierte la especialista.

La nutricionista recomienda para una mejor hidratación “evitar los alimentos salados, dulces extremos y los astringentes (absorben agua) como plátano, zanahoria, te, chocolate, entre otros”, añadió. Si ya existe un consumo elevado de bebidas azucaradas, en su reemplazo se recomiendan las bebidas gaseosas sin azúcar. “Claro está considerar que el líquido al traer gas, su consumo real será considerablemente menor, incluso pudiendo ser alrededor del 50%, considerando que el gas ocupa gran parte del volumen de la bebida”, explica Karen.

Sin duda, siempre lo mejor será consumir el agua pura, fresca y en movimiento, “lo que nos aporta vitalidad y minerales naturalmente”, finalizó la nutricionista.

Por Clínico.cl

Red de medios sobre salud. Recuerde que el contenido de este sitio no reemplaza el diagnóstico y prescripciones de su médico y los profesionales de la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *