Cáncer de mama: primera causa de mortalidad de mujeres en Chile

  • Esta patología no presenta síntomas en sus etapas iniciales -cuando es más tratable- por lo que es importante realizar un control anual a través de una mamografía.

mujer

Octubre es el mes de la detección temprana del cáncer de mama, enfermedad que durante el último tiempo ha aumentado en nuestro país y que es la primera causa de muerte por cáncer de la mujer en Chile.

Según diversos estudios, se estima que la frecuencia anual de sufrir esta patología es de 46 por cada 100.000 mujeres y la mortalidad es de 15,2 por cada 100.000 mujeres.

La ginecóloga mastóloga de Integramédica, Galina Ivanova, explica que “esto significa que aproximadamente una de cada diez mujeres va a tener cáncer de mama a lo largo de su vida y que cada 8 horas en Chile muere una mujer producto de esta patología”.

Aunque hasta ahora no existen medidas de prevención absoluta, los esfuerzos están enfocados en la detección del cáncer en sus etapas iniciales, cuando los tratamientos disponibles son más efectivos y en determinar qué factores aumentan el riesgo de algunas mujeres de desarrollar cáncer de mama.

Por lo tanto, es fundamental realizar un control anual con una mamografía a partir de los 40 años. Desde la adolescencia se debe enseñar a controlarse y examinar las mamas. “Se deben observar las mamas y fijarse si presentan algún tipo de cambio, por ejemplo, de color, forma y posición del pezón. Esto debe hacerse siempre al término de la regla”, agrega la doctora Ivanova.

Además, explica que en los últimos años ha mejorado la detección de esta enfermedad en etapas más precoces, debido a la implementación de programas de detección del cáncer de mama, que incorporan el autoexamen, la formación de grupos de trabajo multidisciplinarios, ciertas normas y la mamografía como examen básico.

Entre los principales factores de riesgo de esta patología, se encuentran ser mujer, dado que el 99% de los casos ocurre en ellas; la edad, ya que el riesgo aumenta significativamente después de entre los 45 y 50 años; y tener antecedentes familiares de este tipo de cáncer.

También se ha postulado que la ausencia de lactancia, la menarquia precoz y la menopausia tardía, así como la obesidad y el consumo de alcohol pueden implicar un mayor riesgo de contraer esta patología.

Avances en la ciencia

El desarrollo tecnológico ha contribuido en mejorar el diagnóstico. Se ha implementado la mamografía digital que de acuerdo a algunos estudios es más efectiva en aquellas mujeres jóvenes que presentan mayor densidad mamaria y esta en proceso de validación la mamografía de doble contraste. “La ultrasonografía es un complemento indispensable en el proceso de diagnóstico precoz y en la obtención de muestras de tejido mamario, llamada biopsia percutánea, y la resonancia nuclear magnética también es de utilidad en ciertos casos seleccionados”, explicó la ginecóloga de Integramédica.

Cambios en la rutina ayudan a prevenir

La especialista recomienda a todas las mujeres llevar un estilo de vida que se caracterice por una adecuada alimentación y la práctica frecuente de ejercicios.

Es necesario evitar el sedentarismo y hacer deporte al menos tres veces a la semana; no consumir alcohol en exceso, ni tampoco grasas saturadas y azúcares, los que se convierten en triglicéridos; también se debe optar por una dieta balanceada, rica en frutas y verduras, complementándola con fibra, antioxidantes y otro tipo de nutrientes.

Adicionalmente, hay que evitar fumar y mantener un peso adecuado toda la vida. “Hay que evitar la obesidad y todo lo que provoca el aumento de peso, porque esto tiene relación con exceso de producción de estrógenos, los que por su lado tienen un efecto estimulante por sobre la mama”, explica la ginecóloga de Integramédica, Galina Ivanova.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *