Exposición a bisfenol A y ftalatos asociada a mayor riesgo de obesidad y diabetes infantil

Muchas veces por el escaso tiempo o simplemente por la practicicidad de los alimentos que le damos a nuestros niños, los consumimos sin saber los graves riesgos. Estudios publicados han evidenciado que los niños expuestos a compuestos químicos utilizados en el envasado de alimentos, el bisfenol A y los ftalatos, son más propensos a ser obesos o presentar resistencia a la insulina que dé lugar a diabetes. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos,  alrededor de uno de cada seis niños y adolescentes de Estados Unidos tienen obesidad, según lo explica la Asociación de diabéticos de Madrid.

Imagen sólo referencial (Freedigitalphotos.net)
Imagen sólo referencial (Freedigitalphotos.net)

El autor de uno de los estudios, el pediatra de la Universidad de Nueva York, Leonardo Trasande, analizó datos de una encuesta de salud y nutrición a nivel nacional entre 2003 y 2008. En ellos encontraron que los niveles urinarios de un tipo particular de ftalatos, conocidos como di-2-etilhexil (DEHP), que se utiliza para suavizar las botellas de plástico, están estrechamente ligados a las probabilidades de tener resistencia a la insulina, un precursor de la diabetes.

  • Menos del 15 por ciento de los participantes del estudio con niveles bajos de este compuesto eran resistentes a la insulina, frente al 22 por ciento que tenían niveles más altos.
  • Los investigadores señalaron que sus hallazgos no prueban que comer alimentos envasados con ftalatos cause resistencia a la insulina.
  • Sí es posible que los niños que ya siguen unos hábitos alimenticios menos saludables coman o beban más productos envasados, lo que explicaría estos niveles más elevados de insulina.
  • Este compuesto puede influir en cómo el cuerpo segrega insulina en respuesta al azúcar.

Ahora los niveles de bisfenol A se analizaron por el estudio de una encuesta de nutrición realizada en 2010 en la orina de niños y en total se contabilizaron datos de 3.370 pequeños, aunque no se vio que la presencia de este compuesto se relacionaran también con la resistencia a la insulina, lo que sí se observó fue que quienes tenían los niños con niveles más elevados eran más propensos a ser obesos.

Existen una gran cantidad de productos envasados usados para niños y a los que desconocemos sus consecuencias de exposición en la salud, por esto se necesario evitar los plásticos que contienen BPA cuando sea posible para minimizar los riesgos y también evitar meter al microondas recipientes de plástico, ya que puede provocar fugas de productos químicos”, según  aconsejó  uno de los autores de la investigación, Joyce Lee.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *