Parto natural responsable: Los beneficios de esta práctica y cómo evitar los riesgos

  • Para muchas mujeres es volver a fojas cero y echar por tierra todo lo que se ha logrado gracias al avance de la tecnología. Para otras, es una opción que te une mucho más con tu hijo y que está siendo cada vez más adoptada por quienes viven la maternidad de una manera distinta. Acá las pautas, posibles beneficios, riesgos y cómo evitar que esta práctica se convierta en un peligro para la madre y el bebé.

embarazo

La opción existe, y quienes van a ser madre tienen en su poder la decisión de cómo quieren vivir este proceso único en la vida. Para ello cuentan con todas las herramientas médicas necesarias, pero también es sabido, que cada vez más hay quienes olvidan estos avances, para poder vivir una experiencia compleja, pero igualmente bella.

Se trata del parto natural, una alternativa que es habitualmente consultada y también llevada a cabo en nuestro país, y que se está transformando en una tendencia, sobre todo entre aquellas mujeres que viven la maternidad de una manera mucho más planificada y que soñaron con traer a un hijo al mundo, de la manera más originaria posible.

Pero ¿quiénes pueden hacer esto? Paula Ferrer, integrante de DOULA, agrupación que asiste a mujeres que optan por la alternativa de parto natural, cree que las mujeres deberían tener el derecho de optar al parto que ellas quieran y donde quieran y la única condición a considerar, a la hora de optar por el tipo de nacimiento de un bebé  es si la mujer ha cursado o no un embarazo de bajo riesgo. “Si la mujer ha tenido un embarazo sano, puede optar sin problemas, señala.

Por su parte, el doctor Jaime Robles, colaborador de Natracare, entrega su punto de vista desde la medicina y piensa que el parto es uno solo, la diferencia radica en que el natural, se ha medicalizado y llevado a los hospitales, donde se aplica anestesia, oxitocina, se realiza perineotomía, etc. “Es una manera de parir  bajo vigilancia médica con acciones para hacerlo mas rápido y en teoría más seguro”.

El médico explica que no existe un parto más recomendable que otro, pero sí hace diferencias claras y marca las ventajas de uno y otro.

“Indudablemente el natural, en el que se respeta la fisiología de la mujer en un proceso tan normal como es parir a un hijo. Fuera del hogar ya sea en casa de parto o en hospitales o clínicas se intenta recrear el entorno de la mujer, que ella elija su compañía, que tenga libertad de movimientos. Pero sólo se está intentando, no es su hábitat natural y para muchas mujeres la seguridad de contar con profesionales, matronas y médicos, que las ayuden en este momento tan importante de sus vidas y les den la seguridad completa de que su bebé va a nacer sano, las lleva a optar por esta vía, lo que es una opción muy licita también”.

El vuelco a lo natural

Durante los últimos 70 años hemos tenido una evolución del parto en Chile, desde la casa a la clínica, pero sin duda que hasta los años 70’ u 80’, todavía era posible ver cómo madres daban a luz en sus casas, principalmente en zonas rurales. Hoy esa realidad está en el pasado, y si hay mujeres que optan por esta modalidad, lo hacen en forma voluntaria, no por necesidad o por el poco acceso a los servicios médicos. A esto se suma, que los riesgos son muchos menores y ya no están asociados a una alta tasa de mortalidad. “El parto no es una condición medica, si la mujer ha tenido un embarazo saludable y no presenta ningún riesgo al parir en casa”, opina Paula Ferrer, quien ha tenido la posibilidad de asistir, sin inconveniente a algunas mujeres.

Sobre las características de este tipo de parto, la especialista comenta que para que sea seguro, es necesario que la madre se sienta confiada, tranquila, no observada, con libertad y tener tiempo, “y estas condiciones donde mejor se encuentran, es en el propio hogar. La principal características de este tipo de partos, es que hay bajas probabilidades que sea interrumpido el curso de la oxitocina, eso hace que sean partos seguros y también más gozosos para la madre, el bebé y el resto de la familia”.

Algo similar opina el Doctor Robles de Natracare, quien cree que los riesgos están siempre presentes, y que es imposible asegurar que no ocurrirá nada inesperado. “Pero si se hace una buena selección de la madre, excluyendo en ella enfermedades como hipertensión, diabetes descompensada, anemia severa, entre otras y si además, estudiamos al bebé y no está bajo de peso o con  mucho peso (macrosómico), si está de cabecita y no en podálica, etc., los riesgos se van acotando. En países de Europa, como Holanda, España e  Inglaterra, existe un cuestionario que mide estos riesgos para quienes optan por el parto domiciliario”.

Beneficios

Los nacimientos en forma natural no han sido ni aprobados, ni rechazados por el Colegio de Ginecólogos y si bien tiene algunos riesgos, también hay muchos beneficios que es necesario destacar: “Creo que el parto natural en domicilio con pacientes seleccionadas, tiene menos riesgos que en un hospital, tanto para la madre como para el recién nacido. El profesional que asiste a este tipo de partos tiene que tener experiencia y criterio para decidir en un parto domiciliario el traslado a un hospital o clínica y si evidencia algún riesgo para la madre o el hijo. Además, deben tener estudiado de antemano a que clínica se van a trasladar”, explica el doctor Robles.

Por su parte DOULA también destaca otros beneficios:

  • La mujer tiene toda la privacidad y el tiempo necesario para parir a su bebé
  • Al ser un parto menos observado y menos intervenido, es un parto más seguro
  • El bebé, al nacer en su casa, está en su propio ambiente contenido y respetado, y muy importante lejos de infecciones intrahospitalarias.
  • La mayoría de las complicaciones que se presentan hoy en los partos, se relacionan con intervenciones de las que son sujeto (rotura artificial de membranas, monitoreo fetal continuo, limitación del movimiento, anestesia, posición supina, episiotomía, infecciones intrahospitalarias, etc.). Desde esa perspectiva, los riesgos de un parto en casa, son menores.

Si una mujer ya tomó la decisión, los especialistas recomiendan que es necesario tener una preparación especial durante los 9 meses de gestación y que siempre es bueno estar informado a lo que uno va a enfrentarse, al proceso, a los cambios y las etapas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *