Minsal lanza vacunación contra coqueluche en jóvenes de 8º Básico

En la escuela ‘Carlos Condell de La Haza’ de la comuna metropolitana de Estación Central, oficialmente hoy se dio inicio a la vacunación contra coqueluche a los estudiantes de Octavos Básicos de todo el país.

Esta enfermedad, conocida también como tos convulsiva, es provocada por una bacteria (Bordetella pertussis) que ataca el sistema respiratorio, especialmente en los niños más pequeños, e incluso puede ser mortal.

Desde ahora la vacuna en Octavo Básico formará parte del Programa Nacional de Inmunizaciones, como un refuerzo extra a las dosis que regularmente se aplican a los menores a los 2, 4, 6 y 18 meses, y en Primero Básico. Así se prolongará por 10 años más la inmunidad de los jóvenes.

‘Por lo tanto vamos a mantener inmunes a estos jóvenes hasta los 22 o 23 años, y eso significa que ellos van a evitar enfermarse de coqueluche, van a evitar portar la bacteria en sus gargantas y así también van a evitar contagiar a sus hermanos menores. O si son padres a los 22 o 23 años, van a estar protegidos como para no transmitir la bacteria a sus hijos’, informó el subsecretario de Salud Pública Jorge Díaz.

La autoridad llegó hasta el colegio junto con el director del Servicio de Salud Metropolitano Central Fernando Benavente, para supervisar la acción de salud, que empezará a aplicarse también en las restantes regiones de Chile.

Esta vacuna viene a complementar la estrategia del Ministerio de Salud para abordar el aumento de casos de coqueluche que ha vivido nuestro país desde el año pasado, un fenómeno que es cíclico y que está afectando a varias regiones del mundo, como Norte, Centro y Sudamérica.

En 2012 la enfermedad se manifestó de manera marcada en las regiones de Biobío, Valparaíso, O’Higgins, Los Lagos y Metropolitana. Para enfrentarla, el Minsal aplicó en esas regiones una estrategia ‘en capullo’, consistente en vacunar a las mamás de los recién nacidos y a los parientes que viven bajo el mismo techo que el menor. La cobertura lograda fue de 94 por ciento. Luego, a contar de septiembre empezó a vacunarse a los estudiantes de Octavo Básico de Biobío, Los Lagos y O’Higgins. Y a contar de hoy, se amplía la acción al resto del país.

La estrategia permitió frenar el brote –que llegó a tener una tasa de 24 por 100 mil habitantes- y empezar a devolver las curvas epidemiológicas a su nivel histórico. Lo más notable es que, a diferencia del año pasado cuando hubo 13 niños fallecidos por coqueluche, este año no ha habido defunciones.

‘Necesitamos avanzar para llevar esta curva a los valores mínimos que teníamos históricamente antes del 2012, tasas de 1,5 o 2 por 100 mil’, dijo el subsecretario de Salud Pública. ‘En este momento hemos bajado a 6 por 100 mil, pero tenemos que insistir en esto y para eso es fundamental alcanzar la cobertura en los 257 mil jóvenes de Octavos Años y así evitar que siga circulando esta bacteria entre los jóvenes e infectando a los menores’.

Al igual que todas las vacunas del programa Nacional de Inmunizaciones, esta dosis de refuerzo en Octavo Básico contra el coqueluche es gratuita. En este caso se otorgará directamente en los establecimientos educacionales públicos, subvencionados y privados, y la realizarán equipos de los servicios de salud y de los establecimientos de salud municipales.

Al respecto el subsecretario Díaz destacó en que la población chilena tiene una actitud favorable a la vacunación.

‘No hemos observado una resistencia como se ve en otros países, donde hay grupos que trabajan activamente en contra de la vacunación. Nuestro país aún logra mantener altos niveles de cobertura. Por ejemplo, ante el brote de influenza que vivimos en Tarapacá hace un mes, la población rápidamente reaccionó y llegó a niveles altísimos de vacunación. Frente a una bacteria nueva como W-135 el año pasado también tuvimos también una reacción óptima. Y por eso estamos confiados en que nuestros programas de vacunación van a mantener los niveles altos sobre el 90 por ciento de cobertura’.