Medidas de prevención contra el Virus Respiratorio Sincicial

Durante los meses de invierno, especialmente entre julio y agosto, se presenta con mayor fuerza el temido Virus Respiratorio Sincicial (VRS) que ataca a los más pequeños del hogar. Según cifras del Minsal, este virus es el que circula con mayor proporción a nivel país, llegando a un 40%. Por lo tanto, durante los próximos días se prevé que aumenten las consultas y hospitalizaciones por esta causa en lactantes.

Foto: Minsal - Enfermedades respiratorias de inviernoLa principal vía de transmisión es el contacto directo, es decir, de persona a persona a través de secreciones respiratorias, como la saliva, la secreción nasal, manos y superficies contaminadas, entre otros factores, explica el Dr. Armando Díaz, broncopulmonar infantil de Clínica Avansalud.

El VRS se presenta con mayor frecuencia en lactantes de más de 6 semanas de edad y durante los dos primeros años de vida.

Síntomas, complicaciones y tratamientos

Los principales síntomas son romadizo, secreción nasal, dolor de garganta y estornudos, que afectan especialmente a la vía respiratoria alta. “Si el virus se extiende a los bronquios, genera tos y flemas, produciendo fiebre moderada de dos a tres días en algunos menores”, indica el especialista.

En el 10% de los casos, el virus avanza hasta más allá de los bronquios, afectando a bronquiolos y alveolos, produciendo el llamado síndrome bronquial obstructivo o bronquiolitis.

“Otra complicación que afecta al 2% de los niños infectados es la neumonía o
bronconeumonía, la que se caracteriza por la aparición de tos, dificultad para respirar, problemas para alimentarse o beber líquidos, somnolencia, retracción de las costillas y respiración ruidosa, que es descrita por las madres como quejido o silbido en el pecho”, advierte el Dr. Díaz.

Cuando la infección afecta la vía respiratoria alta genera rinitis y faringitis, suele producir fiebre, para enfrentarla sólo se debe administrar medicamentos antitérmicos en dosis apropiadas según edad y peso del niño. “Además se debe mantener al menor en reposo semisentado, con hidratación oral, alimentación en pequeñas cantidades y aseo nasal”, indica el profesional.

En caso de obstrucción nasal se deben usar medicamentos broncodilatadores en aerosol y si hay hipoxemia (bajo nivel de oxigeno en la sangre) se debe administrar oxigeno y hospitalizar de inmediato al niño.

El Dr. Armando Díaz recomienda consultar al especialista en caso de fiebre persistente y de dificultad respiratoria.

Medidas de Prevención

  • Recurrir a los centros médicos en primera instancia y sólo si es indicado por un médico asistir a la urgencia de un hospital o clínica.
  • Evitar contacto con adultos y niños infectados.
  • Restringir la permanencia en lugares cerrados con aglomeraciones de personas.
  • Eliminar la contaminación intradomicialiaria.
  • Taparse la cara con el antebrazo al toser y estornudar.
  • Uso de pañuelos desechables.
  • Lavado frecuente de manos.