Cánceres ginecológicos: la importancia del diagnóstico precoz

FreeDigitalPhotos.net“Para enfrentar el cáncer, en cualquiera de sus tipos, lo más importante es el diagnóstico precoz, como principio en el caso de los cánceres ginecológicos. Así ha ocurrido en Chile con el cáncer cervicouterino, cuya mortalidad ha disminuido en gran medida gracias al difundido exámen Papanicolau (PAP)”, advierte el doctor Tomás Neumann, gineco-oncólogo Megasalud.

El cáncer cervicouterino todavía cobra la vida de dos mujeres al día en nuestro país. “Por eso es indispensable que cada vez más pacientes se sometan a este programa de diagnóstico precoz, que tiene grandes ventajas, como su simplicidad y gran sensibilidad para la detección de la enfermedad”, apunta el doctor Felipe Serman, gineco-oncólogo del mismo centro.

No sólo el cáncer cervicouterino exige la atención de los especialistas en salud ginecológica. En el segundo y tercer lugar, en cuanto a morbilidad y mortalidad por enfermedades ginecológicas, se encuentran el cáncer de endometrio y el de ovarios. Dichas patologías se pueden pesquisar a tiempo con distintos exámenes, lo que facilita aplicar tratamientos con altas posibilidades de éxito.

Cáncer de cuello uterino

“Este cáncer ocupa el cuarto lugar en mortalidad femenina debido a cáncer, después de los que afectan a la vesícula, el estómago y las mamas. Se desencadena en la zona del cuello uterino o cérvix la porción inferior de este órgano que se proyecta dentro de la vagina y se ha establecido su relación directa con la infección por el virus papiloma, que se contagia a través de las relaciones sexuales y, en la actualidad, es considerado como una enfermedad de transmisión sexual“, puntualiza el doctor Neumann.

Por lo anterior, el doctor Neuman indica medidas preventivas que se deben adoptar, según publica Megasalud:

  • Mantener una sexualidad responsable.
  • Utilizar preservativos.
  • Postergar todo lo posible la edad de inicio de las relaciones sexuales.
  • Practicar con frecuencia exámen Papanicolau

Tratamientos disponibles

Si el PAP es positivo, el primer paso es analizar el cuello del útero mediante colposcopia. Esta se realiza con un microscopio a través del espéculo –el instrumento usual en exámenes ginecológicos para localizar lesiones y focos de células alteradas.

Si su médico le indica que tiene un cáncer ginecológico, dígale que la refiera a un ginecólogo oncólogo, es decir, un médico que está capacitado para tratar los cánceres del aparato reproductor femenino.