Vitiligo, la enfermedad de la melancolía

El vitíligo es una enfermedad de la piel que causa manchas blancas en distintas partes del cuerpo. Se presenta cuando se destruyen los melanocitos, células que dan color a la piel. Puede afectar los ojos y la mucosa que se encuentra dentro de la boca y nariz. No se conoce la causa , pero es más común en personas con enfermedades autoinmunes, se sabe que tiene una causa genética aunque un alto porcentaje no tiene causa aparente y, actualmente se relaciona con estrés. “A esta patología se le llama enfermedad de la melancolía porque se presenta, por ejemplo, después de la muerte de un ser querido o de la pérdida del trabajo”, explica el doctor Raúl Cabrera, jefe de Dermatología de Clínica Alemana.

Síntomas: Las manchas blancas en la piel son su principal síntoma. Se visualiza en las áreas de la piel que están expuestas al sol (manos, pies, brazos, cara y labios), y también en axilas, ingle y genitales. Con frecuencia las personas con vitíligo tienen canas prematuras.

El tratamiento del vitíligo puede ser médico o quirúrgico; puede usarse fototerapia y el uso de bloqueadores solares también ayuda a proteger la piel.  Con un adecuado tratamiento realizado por especialistas y con mucha paciencia y compromiso de parte del paciente, puede revertirse esta patología, según lo indicó Isabel Margarita Marambio Periodista de Clínica Alemana

 Terapia PUVA: desde que a fines de los años 50 se creó la PUVA Terapia (Psoralene Ultra Violet A) en menos de un año puede recuperarse la pigmentación natural de la piel, se realiza con máquinas de distinto tamaño según la zona afectada, como algunas chicas para el cuero cabelludo, otras más grandes para manos y pies, y cámaras para cuerpo entero. Asimismo, si las manchas están muy circunscritas, se puede usar el psoralene líquido, además de la luz; mientras que para zonas extensas, se utiliza ese compuesto en medicamentos orales., según lo escribe http://www.alemana.cl

Para la realización y buen resultado de esta terapia, es el compromiso del paciente primordial. “La entrevista es crucial porque necesitamos que no falte jamás a las sesiones, las que, generalmente, al comienzo no son más de tres veces a la semana y terminan con una mantención cada 21 días. Además, deben ser responsables, porque como el psoralene ayuda a que la piel absorba más la luz, es importante que respeten los horarios, porque no pueden tomar el remedio y salir a la luz solar, por ejemplo”, explica el  Jefe de Dermatología de Clínica Alemana.

Agrega que, cuando es necesario viajar, se puede realizar el tratamiento en otro país dejando las instrucciones adecuadas,. Esto, porque como la máquina emite una dosis de energía específica (en joules), se va contando la cantidad recibida en las sesiones previas y, con la ficha clínica, un especialista de otro país puede seguir con el mismo tratamiento.

 

 

25 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *