Masoterapia, salud y bienestar

Es una técnica que consiste en realizar masajes con el fin de prevenir y tratar algunas lesiones y enfermedades. Su objetivo es terapéutico y sus principales efectos está la oxigenación de los músculos y órganos, además de estimular la circulación sanguínea y linfática. Dentro de las enfermedades y lesiones que se pueden tratar con masoterapia se encuentran las contracturas musculares, esguinces, alteraciones psicosomáticas, linfedemas, entre otros.

El masaje ya lo utilizaban los egipcios, griegos y romanos y se aplica para obtener la mejora del paciente mediante unas maniobras como son:

- Roce: es un deslizamiento sobre la piel superficial o profundamente.

- Fricción: consiste en que los dedos del fisioterapeuta no se desplazan  haciendo que se desplacen las estructuras subyacentes a la piel.

- Presión: puede ser estática en la que se actúa sobre la circulación y el Sistema Nervioso con un efecto relajante, o bien presión deslizante en la que se desplazan las manos sobre la piel y al mismo tiempo la comprimen.

- Amasamiento: es la maniobra más utilizada y la más agradecida por el paciente. Puede ser superficial que se utiliza para la valoración o el amasamiento profundo que como su nombre indica consiste en amasar el tejido muscular. Fto amasamiento trapecio

- Vibración: se realiza una oscilación sobre los tejidos manualmente o con aparatos.

- Percusión: se golpea la zona tratar brusca y brevemente.

Dependiendo del ritmo, intensidad y profundidad (presión) de las distintas maniobras del masaje conseguiremos un efecto más relajante si las maniobras son suaves, lentas y profundas y si queremos conseguir un efecto tonificante o activador las maniobras serán fuertes, rápidas y poco profundas.

Beneficios:

  • Mejora la circulación sanguínea.
  • Disminuye la celulitis gracias a que permite acelerar la circulación de linfa.
  • Es muy útil como terapia post-quirúrgica, ya que desinflama la zona afectada y acelera la recuperación.
  • Sirve como tratamiento para las varices, la tensión, el reumatismo, la ciática, entre otros.
  • Estimula el proceso digestivo, perfecciona el rendimiento de los pulmones y mejora la piel.

“Las técnicas de masoterapia pueden abarcar desde un masaje de relajación hasta ser parte del tratamiento de patologías  como una epicondilitis, con esto nos damos cuenta que la gama de maniobras que se pueden efectuar es variable y específica para cada individuo. Existen varios beneficios  como por ejemplo: disminuir contracturas musculares, aumentar el riego sanguíneo en la zona afectada, mejora la circulación sanguínea, sensación  de alivio  o disminución del dolor por  parte del paciente,  entre otros”, así lo indicó Isabel Valdés L. Kinesióloga y especialista en Masoterapia en Kang Intregal.

El uso profesional del masaje en el ámbito sanitario requiere una profunda comprensión de la anatomía y la fisiología humana, asimismo precisa del conocimiento de sus indicaciones y especialmente de las contraindicaciones, siendo este el tema de base durante la formación del futuro masajista y del fisioterapeuta. Además se le instruye en el arte y la técnica del masaje. Se forma en cuestiones relacionadas con la conducta ética. Y en la capacidad de saber mediante la recogida de datos a través de la historia clínica y la exploración, cuando debe aplicarlo y cuando no. Se le capacita para que conociendo el terreno que debe tratar, evite causar daño. Actualmente el tratamiento por masaje es sinónimo de bienestar y salud.