La mayoría de los adultos relaciona el ejercicio con un gimnasio, pero para los niños, hacer ejercicio significa jugar y mantenerse físicamente activos. Los niños hacen ejercicio cuando tienen clase de gimnasia en la escuela, en los recreos,cuando practican fútbol o cuando bailan en el jardín. También hacen ejercicio cuando están en el recreo, andan en bicicleta o juegan a pillarse.

Beneficios para los niños que se mantienen activos: músculos y huesos más fuertes,un cuerpo más delgado, ya que el ejercicio ayuda a controlar la grasa en el cuerpo y obviamente, menos probabilidades de tener sobrepeso.  Menor riesgo de tener diabetes tipo 2, presión arterial y niveles de colesterol en sangre probablemente más bajos yuna mejor actitud ante la vida. Además, los niños que tienen buen estado físico duermen mejor y pueden enfrentar los desafíos físicos y emocionales con mayor eficacia (desde correr para alcanzar un autobús hasta estudiar para un exámen).

Los tres elementos del estado físico, Si alguna vez observó a los niños en el patio o la plaza, seguramente habrá visto los tres elementos del estado físico en acción cuando: 1. corren para alejarse del niño que los va a pillar (resistencia) 2. atraviesan las barras para trepar (fuerza) 3. se agachan para amarrarse los cordones (flexibilidad)

Debemos alentar a los niños a realizar varias actividades para que puedan poner en práctica los tres elementos.La resistencia se adquiere cuando los niños realizan actividades aeróbicas con regularidad. Durante el ejercicio aeróbico, el corazón late más rápido y la persona respira con mayor intensidad. Cuando se practica de forma regular y con continuidad, la actividad aeróbica fortalece el corazón y mejora la habilidad del cuerpo de enviar oxígeno a todas las células.

Los ejercicios de elongación ayudan a mejorar la flexibilidad, lo cual facilita la flexión y el movimiento total de los músculos y las articulaciones. Todos los días, los niños buscan oportunidades de elongación cuando se estiran para alcanzar un juguete, se abren completamente de piernas o juegan entre ellos. Aprovechemos las plazas y lugares de esparcimiento para mantener a nuestros hijos sanos y fortalecidos físicamente para una vida deportiva para el futuro, creemos una conciencia deportiva para cambiar los índices de obesidad infantil en nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *