Hace algunos años se comercializa en el país los medicamentos biotecnológicos, proteínas producidas por técnicas de ADN recombinante en organismos vivos, que representan una probada eficacia en el tratamiento de muchas enfermedades crónicas y potencialmente mortales, como cáncer de mamas, leucemia y artritis reumatoidea, que hoy no tienen buena respuesta a los medicamentos tradicionales.
No obstante, debido al alto costo que tiene este tipo de fármacos, alrededor de 300 mil pesos la unidad, los hace de muy difícil acceso para las personas, y por ende, restringido a ciertos grupos de la población.
Por esta razón, se han ido desarrollando los medicamentos biosimilares, los cuales son similares al producto original en su eficacia, seguridad e inmunogenicidad, pero a un menor costo.
Elmer Torres, gerente general de la Asociación Industrial de Laboratorios Farmacéuticos, quien encabezó una charla informativa sobre el tema, explicó «que en el país se está empezando a generar la normativa para medicamentos Biotecnológicos y Biosimilares, actualmente en etapa de revisión en el ministerio de Salud. Aunque se comercializan en Chile hace algunos años, sus costos son tan elevados que se hacen restrictivos. Por ello, el desafío futuro es tener biosimilares accesibles».
Asimismo, afirmó que «es de nuestro interés que los chilenos estén informados de qué significa un medicamento biotecnológico, creemos firmemente que además es necesaria su regulación y por lo mismo es fundamental tener una agencia como merecen los chilenos para cuidar su salud, rol que debería tener la Agencia Nacional de Medicamentos (Anamed). La única manera que Chile esté preparado para los biotecnológicos y biosimilares es que cuente con una agencia reguladora de medicamentos de primer nivel».
Además, agregó que «hoy están regulados por el Decreto Supremo 3 y bajo la responsabilidad y fiscalización del ISP (Instituto de Salud Pública de Chile). Es por esta razón que consideramos prioritario y de suma importancia la creación de Anamed como un organismo independiente con personalidad jurídica, recursos propios, el mejor equipo de profesionales con experiencia en la industria, que pueda ser el referente que tenga Chile a nivel de las otras Agencias Reguladoras de los países desarrollados».

Estos nuevos fármacos son una nueva alternativa para algunas patologías más específicas de las que trata la medicina convencional. Muchas enfermedades crónicas hoy presentan dificultades con las terapias convencionales, por lo tanto, los biotecnológicos contribuyen a mejorar sus estados, detener progresiones, en síntesis, mejorar la calidad de vida de las personas. Informó Emol.Chile, en su página de noticias el martes 20 de noviembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *