Gerontología y dependencia

El componente fundamental en la prevención es sanitario, y en los ancianos dependientes debe valorarse el potencial de rehabilitación. La dependencia puede fluctuar en el tiempo, dependerá de la comorbilidad (enfermedades), la atención en la enfermedad  aguda, el acceso a rehabilitación y condicionantes socioeconómicos.

Envejecer no causa incapacidad y dependencia por sí solo. Algunas personas se mantienen autónomas hasta el final de la vida; otras envejecen con discapacidad consecuencia de sus enfermedades: demencia, enfermedad cerebro-vascular y enfermedades degenerativas.

Prevención de la dependencia

Las enfermedades más implicadas en la discapacidad y dependencia son la artrosis, la fractura de fémur, la enfermedad cerebrovascular y la cardiovascular, las demencias, los déficit sensoriales y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Algunas comparten factores de riesgo como hipertensión arterial, tabaquismo, sedentarismo, diabetes y depresión.

La protección se basaría en la prevención primaria de problemas de salud, prevención secundaria de enfermedades y factores de riesgo, prevención terciaria cuando se presentan complicaciones y secuelas de enfermedades, según cita un documento del Máster Universitario en Gerontología, Dependencia y Protección de los Mayores, Universidad de Granada.

Fragilidad, comorbilidad, discapacidad y dependencia no tienen porque presentarse a la vez. La discapacidad genera dependencia, como por ejemplo dificultad para realizar las actividades de una vida independiente, incluyendo las de la vida diaria y las importantes para la calidad de vida personal.

Se asocia a mortalidad, hospitalización y aumento del gasto sanitario. Como consecuencia de enfermedades, empeora la debilidad muscular, las alteraciones del equilibrio y disminución de tolerancia al ejercicio. Suele desarrollarse de forma progresiva y a menudo debida a enfermedad aguda. La dificultad para moverse, la fragilidad preclínica y la hospitalización son sus principales factores de riesgo, según postula el Estudio de la Clínica Barceloneta, España: Prevención de la Dependencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *