Clamidia, cuestión de Salud Pública en Chile

El estilo de vida de los países desarrollados está llevando a un aumento de la infertilidad. Este diagnóstico de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO) tiene que ver, por un lado, con el aumento de mujeres que deciden aplazar la maternidad y luego se encuentran con que tienen pocos óvulos y un mayor riesgo de defectos cromosómicos en el embrión. Pero la causa de infertilidad que más preocupa a los ginecólogos del mundo es la proliferación de las enfermedades de trasmisión sexual (ETS), en especial el avance de una bacteria silenciosa y asintomática presente en el 50% de las mujeres que no pueden procrear: la clamidia.

Aunque el sida y la gonorrea son las ETS más conocidas que afectan la fecundidad, la clamidia ya ha sido catalogada como enfermedad emergente y su peligro radica en que se le conoce poco y no presenta síntomas externos visibles. La clamidia (Chlamydia trachomatis) es una bacteria que destruye las células del aparato reproductor femenino y su avance puede provocar daños irreversibles sin que la persona lo note y sólo en algunos casos se produce una leve secreción vaginal o dolor al orinar.

Aunque en Chile no existen datos específicos sobre clamidia, estudios realizados en jóvenes muestran que cerca de un 40% de las mujeres chilenas ha sufrido esta enfermedad alguna vez en su vida. En el registro de ETS que lleva el Ministerio de Salud, la infección por clamidia no figura como tal, sino como uretritis no gonocócica (UNG) o inflamación de uretra que no es producida por gonorrea. “Las que no son gonorrea y producen secreción e inflamación en hombres y mujeres, en un 90% son clamidias”, indicó el encargado de las ETS de Conasida, doctor Aníbal Hurtado.

“En nuestro sistema de vigilancia no nos está aumentando. Pero hay mucha clamidia que es asintomática y sólo aparece cuando la gente llega a hacerse estudios por infertilidad, explicó el encargado de ETS de Conasida. Hurtado confirmó además que entre un 25 y un 30% de las embarazadas dan positivo a clamidias en un cultivo de células del cuello del útero. Esta presencia está relacionada con parto prematuro y pérdidas por inflamación y sangramiento”. Diario La Nación.cl