Para ello debemos tomar en consideración los siguientes consejos:

Caminar bien: Los prejuicios sobre la vejez hacen que muchas personas mayores de 60 años comiencen a adoptar posturas incorrectas por el solo hecho de sentirse mayores. Hay que tratar de corregirla,  enderezando la columna para evitar dolores,  estirar y balancear las piernas dos o tres veces al día.

Cuidar la piel:  especialistas aseguran que el 80% de los signos de envejecimiento  son consecuencia de malos hábitos. Por lo tanto para mantener un rostro radiante durante mucho tiempo: se debe usar productos que contengan extracto de acacia  o aloe vera para hidratar la piel, y extracto de jazmín para tratar irritaciones y de soya para compensar los cambios hormonales.

Estar activa: Llevar una vida activa está asociada a un riesgo menor de padecer enfermedades coronarias, osteoporosis, diabetes, algunos tipos de cáncer, hipertensión y accidentes cerebrovasculares y, aporta una mayor resistencia física y flexibilidad. Lo ideal es desarrollar actividades como hacer la cama, ordenar la casa, cocinar, cuidar el jardín y salir de paseo.

Liberar emociones Para mejorar el envejecimiento es necesario aceptar las percepciones sobre la propia genética e historia de vida. Es importante permitirse expresar lo que duele, lo que gusta y lo que no, y aprender a contar estas nuevas sensaciones exteriorizando el proceso.

Realizar controles médicos: Para mantener buena salud hay que evaluar mensualmente los siguientes factores: presión sanguínea, pérdida visual y auditiva y problemas de tiroides.

Tener buen humor: El cerebro recompensa a las personas con humor a través de signos visibles en la cara. A los conocidos beneficios que aporta el buen humor a la salud, hay que sumar el que brinda una sensación de bienestar general.

Rodearse de gente joven: Estar con gente menor, tanto niños como adultos, es muy necesario a esta edad, ya que la ancianidad dura muchos años más. Hablar con gente joven ayuda a mantenerse informada y sentir que aún se puede relacionar y pertenecer a la sociedad, sin excluirse.

Ejercitar la memoria: La vejez se nota muchas veces por la forma de expresarse, entender o recordar cosas. Por ello es necesario tratar de ejercitar ese importante órgano. Un método muy útil es conversar mucho y no aislarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *