Se entiende por higiene del sueño la armonización que debe existir en la persona con el medio ambiente, y  consigo misma en los momentos previos al ir a dormir y al acostarse a fin de tener un sueño que sea adecuado para la mantención de la salud y bienestar. Es decir, comprende las condiciones y las actitudes que permitan un buen descanso y un sueño que cumpla con los requerimientos de tiempo, horarios, mantención y satisfacción del buen dormir.

Consejos para un buen dormir:

  • No comer alrededor de 2 horas antes de irse a dormir.
  • Evitar situaciones estresantes familiares o programas de la televisión.
  • Evitar consumir café, bebidas irritantes al estómago, chocolate, condimentos y en especial el alcohol ni bebidas estimulantes.
  • En personas roncadores o que sufren de apneas, está prohibido la administración de medicamentos con efecto relajante muscular.

Utilizar el dormitorio sólo para dormir y la intimidad, no convertirlo en su lugar de trabajo, para comer u otra actividad. Realizar alguna actividad relajante antes de acostarse. Si no se logra dormir luego de intentarlo durante 20 minutos, es recomendable levantarse, dirigirse hacia otra habitación y realizar una actividad relajante.

Un ejercicio de relajación para iniciar el sueño.(Puede grabarlo con su voz para escuchar la cinta al acostarse). Dr. Manuel Ignacio Yzuel Sanz, Doctor en Medicina. Acupuntor

Acuéstese en su cama, listo para dormir, temperatura y sin ruidos, muy cómodo. Tome una respiración profunda, hinchando el vientre y cierre con fuerza los puños, tensando los músculos de los brazos, piernas y cara mientras inspira. Sienta la tensión, después suelte el aire despacio, vaciando el cuerpo hasta el último soplo. Relaje los músculos que ha tensado, déjelos sueltos, flácidos y sienta la relajación. (Repita este ejercicio durante 10-12 respiraciones completas. Inspirar-Tensión // Expirar-Relajación).

Después imagine que está acostado en una playa. Es el atardecer de un día cálido de finales del verano, pero no hace mucho calor. Siéntase en la arena cómodamente con los ojos cerrados. Vaya respirando profunda y lentamente. Note como el sol acaricia su piel y siente un ligero calor sobre su piel en el dorso de sus pies, en los tobillos, en las piernas, en las rodillas, en los muslos, respire tranquila y profundamente. Note como el calor del sol va recorriendo lentamente su cuerpo, el abdomen, el vientre, las manos, los antebrazos, los brazos, el pecho, el cuello, la cara, la cabeza, el pelo,…

Respire tranquilo, sienta como el aire está lleno de una energía tranquila y fresca, sienta como su cuerpo se llena de esa energía con cada respiración. Mire el sol, el círculo amarillo gira sin parar, como una espiral concéntrica hacia el centro.

Si se fija bien, puede ver una leyenda que gira dentro del sol y que dice: “Estoy cansado, tengo mucho sueño, esto es para dormir”…..“Estoy cansado, tengo mucho sueño, esto es para dormir”…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *