Este post es un seudo-regalo del día del psicólogo (atrasado). Ustedes saben, acá en el sicoblog somos especiales y se nos olvidó saludarlos cuando correspondía. Pero en nuestros corazones, sabemos que todos los días son su día (así como las mamás pero con título universitario), porque tienen paciencia, nos escuchan, nos aconsejan… y siempre tienen una infinita cantidad de pañuelitos desechables a disposición.

Por eso nuestro regalo es… entenderlos. Sí, ustedes tratan de entendernos, ahora nosotros tratamos de entenderlos a ustedes, ¡y todas las cosas raras que hacen cuando estamos en consulta! Por eso le enviamos este cuestionario a nuestra psicóloga colaboradora, Katherine Céspedes, quien amablemente nos responde estas dudas, casi existenciales, sobre el comportamiento de los psicólogos.

1. ¿Por qué se nos quedan mirando como si nos estuvieran leyendo el aura o, peor, nos quisieran succionar el alma?

El trabajo que realiza el psicólogo durante la psicoterapia se basa fundamentalmente en la observación, que tiene como propósito comprender la problemática del paciente. Es él quien provee de hechos, fenómenos y datos que dan cuenta de sus pensamientos y comportamientos, lo que permite finalmente analizar el pensar, sentir y percibir del paciente.

2. ¿Por qué se quedan callados? ¿Es un tipo de competencia estilo “quién hablar primero está más loquito”?

El silencio, a diferencia de lo que podría pensar el paciente, no tiene otra finalidad que identificar el nivel de ansiedad en el que se encuentra el paciente al momento de acudir a la consulta. De alguna manera, el silencio se puede trabajar como técnica para obtener datos de referencia o detectar sintomatología. En la entrevista inicial, se puede utilizar para chequear actitudes de defensas y aprensiones que trae el paciente al momento de consultar (“No sé por qué estoy aquí si no estoy loco”, “Vine porque me obligaron, no lo necesito”, etc.). El paciente tiene una razón para estar en la consulta, pero la niega, no desea ser atacado, juzgado ni menos evaluado por un extraño que no lo conoce.

3. ¿Por qué nos preguntan todo el rato POR QUÉ? Parecen cabros chicos…

Nuestro cerebro está permanentemente en actividad y es el órgano responsable de dirigir y controlar toda la información que llega a través de los sentidos. Luego procesará e interpretará dicha información en forma de pensamiento y aprendizaje, que a su vez es influenciada por factores externos que tienen relación con el ambiente y la historia de vida del paciente.

La influencia de estos procesos, es lo que de alguna manera configura la personalidad de cada individuo, determinando la forma de operar en el pensar, interpretar y resolver sus experiencias. Es ahí donde surge y adquiere sentido el por qué utilizado por el psicólogo, quien evalúa la influencia de éstos factores que contribuyen en la problemática del paciente, permitiendo explicar la manera como percibe su mundo el paciente.

4- ¿Por qué después de que les contamos la media historia trágica nos preguntan “¿Y eso cómo te hizo sentir?”? ¿Cómo creen que nos hizo sentir?! Parecen periodistas reporteando inundación.

Lo obvio para el paciente, no responde necesariamente a lo común o habitual. Para el psicólogo, los hechos que señala el paciente, son únicos porque representan el sentir personal y no colectivo de la persona, tornando lo obvio en discutible. Por lo tanto, cuando en sesión se alude al sentir, la pregunta busca conocer si el paciente es capaz de reconocer sus propias emociones que no sólo poseen un componente cognitivo sino que además tiene un correlato fisiológico, es decir, cada vez que nos sucede algo no solo la información llega a través de nuestro pensamiento, sino que además lo reconoce nuestro cuerpo con señales tan básicas como por ejemplo, opresión en el pecho, temblor de manos, agitación de la respiración y tantas otras señales que nos envía nuestro organismo, claves que no necesitamos pensar, sino que sentir para poder interpretar lo que nos está pasando.

Por Clínico.cl

Red de medios sobre salud. Recuerde que el contenido de este sitio no reemplaza el diagnóstico y prescripciones de su médico y los profesionales de la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *