A pesar de los avances tecnológicos para hacer diagnósticos y la aparición de nuevas y efectivas terapias, la neumonía bacteriana sigue siendo una importante fuente de morbimortalidad en el adulto mayor.

“En los países industrializados, la neumonía es la cuarta causa de muerte en las personas mayores de 65 años y es la primera causa de muerte por infecciones en el anciano. Esto se explica, porque tienen una menor reserva respiratoria, una mayor incidencia de enfermedades concomitantes —como enfisema, diabetes y enfermedad coronaria— y una capacidad inmunológica disminuida”, aseguró la gerontóloga María Francisca Echeverri Harry, presidente de la Asociación Colombiana de Gerontología y Geriatría de Medellín.

La mayoría de casos se debe a microaspiración de la flora bacteriana que coloniza la faringe, algo que se ve con mayor frecuencia en los ancianos.

“Estos pacientes presentan muchas condiciones neurológicas que pueden alterar el nivel de conciencia y causar asincronía orofaríngea o alteraciones en la deglución. Con el uso de marcadores radioactivos, se ha encontrado, que el 80% de ancianos con neumonía adquirida en la comunidad tienen evidencia de microaspiración silente. Los ancianos también tienen una mayor colonización causada por su alta frecuencia de enfermedades periodontales, uso de antiácidos, desnutrición y frecuentes hospitalizaciones o admisiones a instituciones geriátricas”, explicó la gerontóloga.

Los factores sociales hacen de los adultos mayores una población vulnerable y frágil, la mayoría son desplazados y anulados socialmente por parte de sus familias debido a que para muchos ya cumplieron su ciclo en la vida y los tratan como si no sirvieran para nada.

“Los ancianos son más vulnerables a cualquier tipo de enfermedad. Sus afecciones son generalmente de tipo óseo es decir un alto porcentaje de pacientes mayores entran a las salas de urgencias con fractura de cadera, que los imposibilita, durante el proceso de recuperación y esto hace que gracias a la edad haya acumulación de flemas en los pulmones y fluidos produciéndoles una neumonía que en los casos más graves les causa la muerte”, indicó la especialista.

“Es clave que las familias tengan claro que durante el proceso de envejecimiento se deben realizar ciclos de vacunaciones para evitar el neumococo que ataca el sistema inmunológico de los ancianos provocando un alto porcentaje de muertes anuales y que muy seguramente con prevención se pueden evitar”, concluyó.

Fuente: http://www.cronicadelquindio.com (Colombia)

Por Clínico.cl

Red de medios sobre salud. Recuerde que el contenido de este sitio no reemplaza el diagnóstico y prescripciones de su médico y los profesionales de la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *