Las mujeres que fuman podrían llegar a la menopausia aproximadamente un año antes que aquellas que no lo hacen, de acuerdo con un estudio que también destacó que un inicio temprano de esta etapa podría influir en los riesgos de presentar enfermedades cardiacas y óseas.

La investigación, llevada a cabo por la publicación Menopause, recopiló datos de varias investigaciones previas sobre unas 6.000 mujeres en Estados Unidos, Polonia, Turquía e Irán.

Las no fumadoras alcanzaron la menopausia entre los 46 y 51 años, de promedio. Pero a excepción de dos de los estudios examinados, las fumadoras llegaron a la menopausia más jóvenes, en un promedio de entre 43 y 51 años.

“Nuestros resultados presentan nuevas pruebas de que fumar está asociado de forma significativa con una temprana (etapa de menopausia) y brindan otro argumento para que las mujeres eviten este hábito”, escribió el autor del estudio, Volodymyr Dvornyk, de la Universidad de Hong Kong.

Dvornyk y sus colegas también analizaron otros cinco estudios que usaron un límite de entre 50 y 51 años para identificar a mujeres con menopausia “tardía” o “temprana”. De las más de 43.000 mujeres en el análisis, aquellas que fumaban tenían un 43 por ciento más de probabilidades de alcanzar antes la menopausia.

Tanto la menopausia temprana como la tardía están vinculadas a riesgos de salud. Se piensa que las mujeres con menopausia tardía, por ejemplo, tienen mayor riesgo de contraer cáncer de mama debido a que uno de los factores de riesgo de la enfermedad está expuesto por más tiempo al estrógeno.

“El consenso general es que la menopausia temprana posiblemente está ligada a un mayor número y riesgo de problemas posmenopáusicos, como osteoporosis, dolencias cardiovasculares, diabetes, obesidad, Alzheimer y otros”, afirmó Dvornyk a Reuters Health en un correo electrónico.

Existen dos teorías sobre por qué fumar podría llevar a una menopausia temprana, indicó Jennie Kline, una epidemióloga de la Mailman School of Public Health de la Universidad de Columbia en Nueva York. Fumar podría tener un efecto en la forma en que el cuerpo de las mujeres produce y desecha el estrógeno. Además, los investigadores creen que ciertos componentes del cigarrillo podrían matar a los óvulos, sostuvo Kline, quien no participó en el estudio.

El equipo de Dvornyk no tenía información sobre cuánto tiempo llevaban fumando las mujeres o cuántos cigarrillos fumaban al día.

Fuente y foto: Latercera.com

Por Clínico.cl

Red de medios sobre salud. Recuerde que el contenido de este sitio no reemplaza el diagnóstico y prescripciones de su médico y los profesionales de la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *