Tragar la flema es mejor que expulsarla

  • Menos resfríos se contagiarían si las personas enfermas no infectaran a otros a través de los estornudos, expectoración o la tos.

Una persona resfriada puede contagiar incluso a alguien que esté a 7 metros de distancia con un estornudo, debido a que las flemas (conocidos coloquialmente como “pollos”) pueden contener agentes virales patógenos que se mantienen activos por días.

Por lo tanto, los especialistas coinciden en que es mucho mejor que las flemas sean depositadas en un pañuelo desechable y botarlo inmediatamente a la basura o, lo que puede ser raro de escuchar, tragarlo, pero nunca expulsarlo.

El Dr. Felipe Rivera, médico broncopulmonar del Hospital Clínico de la Universidad de Chile y la Clínica Dávila, explicó a La Nación que tragar las flemas “no tiene ninguna incidencia mayor en patologías. Si hay mucha flema hay que tener cuidado porque puede provocar náuseas”.

Agrega que es falsa la creencia de que haya gérmenes que puedan provocar síntomas estomacales por tragarlos o algo similar. Hay algunos de estos microorganismos que, aparte de provocar tos, producen molestias gastrointestinales como síntoma y no por consecuencia tragar la flema.

Algunas de las recomendaciones queda el especialista es que los pacientes se hidraten bien, que hagan ejercicios de kinesiología respiratoria quienes lo necesiten utilicen broncodilatadores (como puf o MDI – inhaladores de dosis medida), nebulizadores y usar pañuelos desechables para sonarse y expectorar las flemas.

Además, agrega que la tuberculosis aún no está erradicada, y que, como ella, muchas enfermedades broncopulmonares se contagian por las secreciones respiratorias.

Siempre se debe consultar a un médico para evitar la automedicación y prevenir que se agrave el cuadro que se padece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *