Foto: Cohdra en MorgueFile

Vía Clínica Vespucio

La consulta precoz, ejercicios que pueden ir desde trotar a caminar y una dieta complementaria son básicas para sobrellevar una enfermedad que acompaña a los pacientes de por vida.

Foto: Cohdra en MorgueFileLa insulina es una hormona producida por el páncreas que  introduce  la glucosa (azúcar) que está circulando en la sangre, en las células para que éstas puedan generar la energía que necesitan  para sobrevivir. La diabetes mellitus es una enfermedad crónica que se produce cuando el páncreas es incapaz de generar insulina o cuando el organismo no puede emplearla de manera eficaz. El sistema vascular y el nervioso son los principales afectados por esta patología, debido a que éstos se ven dañados por un exceso de azúcar en la sangre (hiperglicemia) ocasionado por la falta o la ineficacia de la insulina.

Existen dos clases de diabetes. La de tipo 1, se da en personas que no pueden producir insulina y por lo tanto la requieren para sobrevivir. Es de escasa frecuencia y ataca principalmente a niños y adolescentes.

La diabetes tipo 2, en cambio, se da en el 90% de los casos, desarrollándose en adultos incapaces de emplear eficazmente la insulina y que se asocia a obesidad, hábitos  de alimentación ricos en grasa y azúcares (comida chatarra) y  sedentarismo.

Otra forma de diabetes es la gestacional, que surge durante el embarazo y suele ser detectable al tercer trimestre. Si bien esta variedad desaparece después del parto, deja a las madres vulnerables al desarrollo de una diabetes tipo 2, por lo que se vuelve necesario un control anual.

En su constante interés por dar a conocer información sobre diversas patologías que afectan a nuestra sociedad, Clínica Vespucio, a través del endocrinólogo Rafael Ríos, entrega algunos consejos para enfrentar y sobrellevar la enfermedad.

El compromiso del paciente con su tratamiento, sumado a un control médico regular, son básicos para evitar complicaciones como nefropatías (compromiso del riñón y deterioro vascular), compromisos de los nervios y severos daños a la retina, explica Ríos.

La orina frecuente, el constante sueño y cansancio, permanente hambre y sed son algunos de los síntomas que puede presentar la diabetes tipo 1. Si bien la de tipo 2 es generalmente asintomática en un comienzo, con el tiempo pueden generarse complicaciones derivadas de la enfermedad.

El especialista  destaca que una diabetes mal cuidada puede llegar a invalidar al paciente, provocando severos trastornos como amputaciones, ceguera e insuficiencia renal, entre otros. Por ello, la consulta médica precoz es parte importante en el inicio de los tratamientos contra esta afección.

Reforzar la prevención resulta fundamental en esta patología. Ejercicios como andar en bicicleta, trotar o simplemente caminar, pueden resultar un factor preponderante para mantener bajos los niveles de glucosa en la sangre. Según el Dr. Ríos, “una pieza clave de los cuidados de esta enfermedad es complementar lo anterior con un plan alimentario adecuado”.

 


Por Clínico.cl

Red de medios sobre salud. Recuerde que el contenido de este sitio no reemplaza el diagnóstico y prescripciones de su médico y los profesionales de la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *